Project Description

Uma Beleza que me aconteceu,
esfregando a pele de ouro marron
do seu corpo contra a meu”
.

Tigresa, CAETANO VELOSO,
CON GILBERTO E IVETE SANGALO

En el Seminario 20, hacia el final, Lacan pone el acento en distinguir el aspecto contingente del aspecto necesario en el amor. Lacan plantea que “el desplazamiento de la negación, del cesa de no escribirse al no cesa de escribirse, de contingencia a necesidad, este es el punto de suspensión del que se ata todo amor”[1].

La indicación de Lacan permite ubicar los momentos de la contingencia que se enmarca en los primeros tiempos del lazo amoroso y que luego se sustituye por lo necesario de la “existencia del inconsciente”[2] que hace al “destino y también al drama del amor”[3].

Se podría agregar, que dicha contingencia, que parte de lo azaroso de un encuentro, puede aparecer en algunos casos como un acontecimiento de cuerpo. Acontecimiento que empuja a intentar poner palabras sobre aquello que no tiene nombre. Dicho acontecimiento de cuerpo se enmarca entre lo imposible de escribir de la relación sexual y lo azaroso de un encuentro contingente que deja marca para el sujeto. Dicho lazo entre lo imposible y lo azaroso puede devenir único en la historia de un sujeto.

Pues bien, cuando alguien logra pasar dicho acontecimiento al campo de la palabra, el amor permite pasar al campo del Otro un goce indescifrable e innombrable. Esa función del amor es la que J.-A. Miller destaca en su curso del Partenaire-síntoma[4], cuando nos propone una “revalorización del amor”[5]. Se trata del amor que cumple la función de permitir metabolizar un goce (del Uno) en el campo del Otro.

En este punto me pregunto: ¿cómo distinguir un acontecimiento de cuerpo que tiene destino de amor o aquel que tiene destino de síntoma?, ¿cómo distinguir un acontecimiento de cuerpo traumático del acontecimiento propiamente amoroso? O, ¿habrá que pensar en un síntoma amoroso o en un amor sintomático? Preguntas que quizá el trabajo de elaboración colectiva en el ENAPOL nos permita ir despejando.

Fabián Naparstek (Buenos Aires, EOL)


[1] Lacan, J., El seminario, libro 20, Aún, Buenos Aires, Paidós, 1985, pág. 175.

[2] Ibidem.

[3] Ibidem.

[4] Miller, J.-A. : El partenaire-síntoma, Buenos Aires, Paidós, 2008.

[5] Ibid. pág. 147.