Se usa tanto para aludir a un enojo o discusión con alguien, como para describir una situación que se desborda; hace referencia a un aumento inesperado de la tensión agresiva en una conversación. Es usado cuando alguien comenta una situación en tercera persona: “se picó, o se re picó”, cuando el intercambio entre otros se puso “picante”. (Roxana Vogler, EOL, Buenos Aires, Argentina)