Palabra que se usa actualmente, no para hacer referencia a un accidente geográfico. Ni es la/el que está de salida, ni la/el ex del vínculo recientemente finalizado. Se trata de una manera de nombrar a la/el que «sale con». Está vinculado con la idea de no usar posesivos del tipo: «mi novio». Pero no se ahorra el «de». Parece que solo se cambia el lugar donde se enreda, pero nadie se ahorra los enredos del amor. En una conversación con alguien que trataba de explicarme quien era una chica para otro chico, me dice «Mariana es la saliente de Marcelo». (Paula Pederiva, Buenos Aires, Argentina).