“Decir novia o pareja ya es vintage”. Entre los adolescentes, lo nuevo en el amor se presenta bajo la forma lógica del “mi vínculo”, expresión que sirve para nombrar el lazo amoroso que se sostiene con una persona. La ilusión que el Otro es y se lo tiene, se inmiscuye a partir del sustantivo “vínculo” para señalar el encadenamiento o la atadura en retroacción con el pronombre posesivo “mi”. (Martina Gonzalez Arufe, Buenos Aires, Argentina)