Relaciones sexuales confidenciales entre hombres que no se consideran homosexuales porque siguen el patrón de la masculinidad heteronormativa. Viniendo de la palabra inglesa Brotherhood (hermandad) la jerga también se usa para burlarse de la homosexualidad que existe en el erotismo varonil. Por ejemplo: «Lo vi masturbando al amigo que llevé a la parrillada, solo en broderagem. Se lo di a Ronaldo ayer en el broderagem. Katia no necesita saberlo, porque no entendería nuestra amistad. Estos «maricones» dicen que son hombres, pero viven en broderagem».

Paula de Paula, Belo Horizonte, Minas Gerais

Traducción: Carolina Vignoli,